Las corporaciones multinacionales

juny 17th, 2010

“La impunidad de un desastre”, así subtitula el diario “El País”(8/06/2010) la noticia de las ocho condenas leves por la tragedia de Bhopal ocurrida el 3 de diciembre de 1984 cuando explotó la planta de Union Carbide y arrojó al medio ambiente 42 toneladas de uno de los químicos más tóxicos el isocianato de metilo. La sentencia llega con 26 años de retraso y los únicos condenados con unas penas irrisorias son ciudadanos indios, ni siquiera se menciona el nombre de los directivos extranjeros que huyeron en el momento de la catástrofe y que viven tranquilamente en Estados Unidos sin que la justicia americana colaborase con las autoridades indias para delimitar la responsabilidad de la empresa y de sus directivos.
Supongo que todo habría sido distinto si la tragedia hubiese ocurrido en Estados Unidos. Allí, las vidas de las personas valen más, la vida de una persona de Bhopal no vales nada, son pobres, su esperanza de vida es menor. Claro, que en Estados Unidos no se hubiera permitido instalar una fabrica con tan poca seguridad y con una tecnología no contrastada como tenía la fábrica de Bhopal. En Estados Unidos, las leyes son más severas, no han rebajado su legislación medio ambiental para atraer a las empresas. Así, ante esta sentencia tan leve son muchos los que consideran que han prevalecido los criterios políticos contra los intereses de la justicia, que el Estado indio ha preferido defender las inversiones extranjeras de las multinacionales.
Las empresas multinacionales deberían evitar aplicar un doble rasero en materia de seguridad y adoptar las mejores prácticas posibles independientemente del lugar donde esté ubicada la fábrica. La empresa Union Carbide ni siquiera limpió la zona afectada por el escape químico, de hecho, las aguas subterráneas aún están contaminadas. Estos días estamos observando la gestión de Estados Unidos ante el desastre del derrame del crudo de la BP, y lo primero que se ha reclamado es que la empresa se haga cargo de la limpieza del vertido. Stiglitz propugna que debería haber unas normas internacionales comunes de aplicación a las empresas multinacionales que operan en diversos países. En agosto de 2003, la Subcomisión de las Naciones Unidas para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos aprobó unas Normas sobre las Responsabilidades de las Empresas Transnacionales y otras Empresas Comerciales en la Esfera de los Derechos Humanos, que constituyen un código ético que las empresas deberían cumplir, sin embargo no existen mecanismos para garantizar su cumplimiento.


Comments RSS

Leave a Reply

Name (required)

Email (required)

Lloc web

Speak your mind


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 7 13 ?